El Museo Marítimo

¡¡Al agua patos!!

Se trata de un recorrido muy interesante, especialmente si lo realizamos con niños, y para combinar las playas con el destino de interés cultural. Y es que el Museo nos aproxima a la naturaleza, al mar, a las tradiciones culturales y a la tecnología relacionada con el mundo marino.

En sus más de tres mil metros cuadrados de exposición, muestra la vida marina y todas las formas de relación a lo largo de la historia del hombre con el mar.

caballitodemar_bote

El recorrido museístico se divide en cuatro secciones:
“La vida en la mar”: Naturaleza-Biología Marina, con especial importancia de la fauna y flora, biodiversidad, hábitats y sistemas ecológicos.
“Pescadores y pesquerías” (Etnografía Pesquera).
“El Cantábrico y la mar en la historia” (Historia marítima).
“Vanguardia tecnológica frente a la mar”: Tecnología marítima: la construcción e industria naval, el dominio de los procedimientos de navegación y la introducción en el mundo submarino…

Sin duda la estrella de la visita para los niños y adultos, es el gran acuario de la planta cero, en el que podemos ver múltiples especies, incluidos rayas y tiburones. A las 12 del mediodía se puede ver cómo un buzo da de comer a todos los animales del gran acuario.

Otra de las partes más interesantes es la dedicada a las gentes de la mar relacionadas con la pesca y el marisqueo, desde las primeras comunidades que se enfrentaron al medio marino y sus recursos. Aquí aprendemos sobre el oficio, los barcos, las formas de vida, indumentaria, creencias y organización social, así como las modalidades de venta e industria conservera…
Apuntad en la agenda la visita al Museo Marítimo del Cantábrico en Santander, merece la pena recorrer sus salas y, cómo no, asomarse a su terraza con impresionantes vistas a la bahía.

Goretti Capdevila

Te puede interesar...

Deja un comentario